KAIROUAN

La Meca, Medina y Jerusalén, ese es el triunvirato sagrado que el Islam tiene como ciudades santas. Detrás de ellas está Kairouan, conocida como la cuarta ciudad santa del Islam. Además, tanto por su larga historia y sus mezquitas, han convertido a Kairouan en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Fue fundada en el año 670, y la leyenda que cuenta como se erigió es de las más bellas dentro de la cultura islámica.

La leyenda dice que fue un jefe musulmán de nombre Uqba ibn Nafi el que en el año 670 mandó construir un templo en una seca llanura donde vio aparecer milagrosamente un manantial. Sería alrededor del templo el que marcara el nacimiento de Kairouan.

La ciudad de Kairouan está situada en el centro de Túnez, a unos 150 km al sur de Túnez. La ciudad se estableció para ser una especie de granero o “despensa” árabe en el año 670 d.C., tan sólo 50 años después de la muerte del profeta Mahoma. La ciudad rápidamente asumió una primordial importancia en la conversión islámica del norte de África, siendo una de las siete ciudades sagradas del Islam y la principal en el Magreb. Su mezquita es la más antigua del norte de África , construida en las primeras décadas del Islam.

A principios del IX noveno, Kairouan se convirtió en la capital de la dinastía Aghlabia , momento en el que la ciudad entró en una edad de oro, y cuando, entre otras cosas, se reconstruyó la Gran Mezquita en su forma actual, se construyó la Mezquita de las Tres Puertas, y un acueducto de 36 kilómetros diseñado para llevar agua a la ciudad hasta varias cisternas incluida una en el patio principal de la Gran Mezquita. Estos son los elementos más destacados de la ciudad que han sobrevivido desde entonces, muchos de los cuales (incluyendo las murallas de la medina) son relativamente recientes, datando de los últimos tres siglos.

La edificación más importante de Kairouan es la Gran Mezquita, la que es considerada la gran joya arquitectónica del norte de África. Construida en el año 671 por orden de Uqba ibn Nafi, su alminar de tres pisos y sus 35 metros de altura se levanta y domina toda la ciudad.

Después de la Gran Mezquita, se encuentra la Mezquita de Sibi Sahbi, llamada también del Barbero. Sibi Sahbi fue un santo que según la leyenda conservaba tres pelos de Mahoma, de ahí que recibiera el nombre del Barbero y la mezquita sea conocida de esta manera.

Tras visitar estos dos símbolos arquitectónicos de Kairouan, para sumergirse en el auténtico mundo de los bazares y zocos de esta zona norte de África nada mejor que recorrer los zocos originarios del siglo XIII con sus tiendas de artesanía.

La Gran Mezquita de Okba: La edificación más importante de Kairouan es la Gran Mezquita, que es considerada la gran joya arquitectónica del norte de África. Construida en el 671 por mandato de Uqba ibn Nafi, destaca por su alminar de tres pisos y sus 35 metros de altura.

Es un lugar de cultura y erudición supo atraer a numerosos sabios y gente letradas, y se convirtió en una universidad cuyo esplendor alcanzó los confines del mundo islámico. Embellecida y fortificada a lo largo de su historia, es en el día de hoy un monumento imponente.

El Mausoleo de Sidi Sahib: Alberga la tumba de un compañero del profeta Mahoma, venido de Arabia. La visita de esta mezquita permita admirar magníficos paneles en estuco tallado, un techo en madera de cedro esculpido, azulejos y una cúpula de vidrieras de colores vivas.

Los estanques aghlabies: Realizados en el reinado del príncipe Abu Ibrahim Ahmad en 862 de la era cristiana para abastecer a Kairouan de aguas. Los estanques de los Aghlabies constituyen las instalaciones hidráulicas más importantes de la Edad Media, están compuestos por un pequeño estanque de decantación, de un gran estanque de almacenamiento y de dos cisternas de extracción.

Reservar